Párpados caídos

La ptosis palpebral es el término médico que se refiere a la caída de uno o ambos párpados superiores. Puede estar presente desde el nacimiento, llamado ptosis congénita. Esta se debe a un desarrollo incorrecto del músculo elevador del párpado superior, el músculo principal responsable de elevar el párpado. Entre sus causas encontramos:

– La relacionada con la edad, que es la más frecuente.

– Traumática, por lesión del músculo elevador.

– Enfermedades neurológicas, por afección a los nervios que controlan los músculos.

– Enfermedades musculares.

 

 

Se pueden tratar los párpados superiores y/o inferiores al mismo tiempo y consiste en retirar la piel en exceso del párpado superior y tres pequeñas bolsas adiposas del párpado inferior. Se considera una cirugía mínimamente invasiva que se puede realizar de manera ambulatoria y con anestesia local. Tiene una rápida recuperación dependiendo de un buen manejo postoperatorio por parte del médico tratante.

El tratamiento del párpado superior es una simple cirugía con bisturí o rayo láser. Uno de los aspectos más importantes de este procedimiento es la planificación pro-operatoria y el dibujo meticuloso de la porción de piel que se va a extirpar, teniendo especial cuidado de ser conservador en la cantidad de piel y en la forma original de los ojos.

Existen dos diferentes técnicas para el tratamiento del párpado inferior . La técnica transcutánea  que consiste en resecar una porción de piel del parado inferior y por esa incisión se ingresa para extraer las bolsas adiposas. La técnica transconjuntival se realiza a través de la mucosa palpebral sin necesidad de cortar piel por lo que no deja cicatrices visibles. Esta técnica se denomina blefaroplastia trans-conjuntival y es la que utiliza preferentemente el Dr. Gonzalo Pantoja.